Category Archive Prostibulos mexico

Bypajilleros prostitutas que es una puta

Pajilleros prostitutas que es una puta

pajilleros prostitutas que es una puta

A muchas chicas les gusta jugar a ser la putita de su chico y a éste al mismo tiempo le divierte comportarse con ella como si fuera el cliente. Espero que este hilo sirva para mostrarnos la verdad tanto de las putas como de sus clientes o chulos.

Suerte con el hilo, Serio! Primera parte y la mejor: El siguiente Usuario da las gracias a longinos por este Post: Este se lo dedico a la Srta. Castro , que quiere realismo: Por eso creo que es mejor echarle a todo esto algo de fantasía. Es preferible buscar el lado positivo del asunto, si es que lo hay.

La protagonista del siguiente vídeo debe ser una actriz haciendo de puta. Si que se parece a la pantera rosa si jajajajaja La verdad es que yo no me acercaría a ella Me dado cuenta que esta "puta barata", como pone en el título de video, es inglesa y no es por nada pero por donde yo vivo las he visto mucho mas atractivas jejeje Un vídeo interesante de todas formas.

Por cierto os recomiendo un par de pelis porno llamadas "Putas de carretera" y "Putas de carretera 2" como en hollywood jejeje que trata de un par de tipos que al volante de una autocaravana se van a la caza de putas de carretera como su título indica y si no me han engañado creo que las mujeres que salen son realmente prostitutas.

Si alguien las ha visto que me diga que opina y si alguien tiene un enlace para que todos le podamos echar un vistazo a la peli o alguna de sus secuencias seguro que se lo agradeceremos. Feliz año a todos los usuarios y colaboradores de la web, asi como de sus propietarios Putas Bueno, inicio un hilo dedicado a putas.

Clamando en el desierto Mensajes: Me apunto al hilo, mucha suerte! Jugando a las cartas con el Diablo y la Muerte y ganando Pajasutra El Rincón de Longi. Empezado por DanDefensor [b]Turkish prostitute. Empezado por longinos Ya estoy buscando por el almacén Empezado por Greik Me apunto al hilo, mucha suerte! Empezado por Jason Voorhes otro hilo glorioso. No es que me considere un superpollón, pero Le digo que se ponga encima, pero parece que miniyo no quiere entrar.

Ella sigue con sus gemiditos, yo no siento nada y veo que se desinfla hasta hacerlo Imposible. Tantos años viendo porno tienen estas cosas. Al fin me corro, con un sentimiento de bastante frustración.

Ella me mira con cara dulce, debe pensar que soy otro impotente mas. Al volver a casa llevaba una mezcla de sensación de alivio y frustración.

Siento no haber triunfado en la expe, pero así fue y así la he contado. Justamente iba a escribir sobre mis inicios, que de a poco fui adquiriendo experiencia y aprendiendo los códigos del ambiente. Ya conté al principio que durante muchos años estuve casi siempre con chicas callejeras. Ahora me sonrojo al pensarlo, pero al principio notaba algo raro en las chicas, estaban cortadas, no sabía definir que les pasaba.

Hasta que una se animó y cuando le pedí que me hiciera francés en el coche, en lugar de ir a un motel me espetó: En esos países muchas veces no se tintan las lunas por el sol sino por la inseguridad que hay. Ella cambió unas palabras con su acompañante y vino hacia mi coche.

Subió al coche y nos fuimos. Me preguntó porqué había dudado en parar la primera vez que pasé, yo le contesté que como la vi acompañada tuve dudas, enseguida se echó a reir. Con ese panorama por delante, dejé de lado mi costumbre de llevarla a un sitio oscuro a que me hiciera oral y fui derecho para el motel. Si vestida me gustaba la chica, desnuda era espectacular, unos pechos pequeños, firmes, un chochito depilado, ni un tatuaje, lunar, marca o cicatriz en la piel, una maravilla.

Se vino derecho hacia mi y nos morreamos desesperadamente, a eso siguió un 69 celestial, en ese momento la chica me pregunta: Nunca lo había hecho ni recibido, pero el tono sensual de su voz me convenció. Para corresponderla y completar el circulo, le hice a su vez un beso negro algo torpe pero que la puso a Era una fiera en la cama y tuvimos sexo de forma desenfrenada.

El siguiente Usuario da las gracias a Angel Almeida por este Post: A principios de los 90 llegaron los móviles al país. Yo estuve entre los afortunados en poseer un móvil casi casi desde el principio.

Esto dio lugar a situaciones morbosas. En ambos casos, se notaba que no sabían en que andaba la niña. Luego llegaron las tarjetas prepago y se acabaron situaciones tan morbosas Era poco después de la Navidad de , iba de regreso a casa y al pasar por una de las zonas donde se ponían chicas, bajé la velocidad y me puse a mirar si había alguna. Enseguida vi a una, cuya silueta no me parecía conocida, y por la forma de moverse era novata.

Paré mi coche, y bajando el cristal del acompañante, le hice señas que se acercara. Lo hizo lentamente, como dudando, lo cual confirmó mis sospechas de que era nueva en el ambiente. Se llamaba Elena, y me contó que trabajaba en una panadería en el otro extremo de la ciudad junto a su hermana mayor, y que pocos días antes de Navidad, las habían echado a las dos. Entonces le dije de ir por ahi a que me hiciera una mamada, a lo cual me respondió: La chica era guapa, tendría unos 23 o 24 años, pelo castaño largo, caderas anchas, buenas tetas, una cara bonita.

Vestía una camiseta de tirantes y unos vaqueros, y siempre la vería vestida de esa manera. Pronto establecí una rutina con Elena, si no pasaba los viernes, seguro que pasaba al día siguiente, siempre a la misma hora. Luego hicimos un trato. Llegamos a un acuerdo económico, un precio por el cual ella se quedaría mínimo dos horas conmigo, sin apuros de ninguna clase. Como ella tenía que desplazarse en taxi desde el otro extremo de la ciudad, ese gasto llegaba a ser considerable, asi que hicimos meses después otro arreglo.

Yo la llamaba con 24 horas de anticipación, asi la "reservaba" para la siguiente noche, la iba a recoger a un sitio determinado, íbamos al motel y luego la llevaba de vuelta.

Con lo que yo le pagaba y el ahorro del transporte, se sacaba un buen dinero. Pero antes de eso sucedieron un par de cosas Al poco de conocernos, yo pasé una noche por su zona. Al apoyarse en la ventanilla del coche, me dice sin dejarme hablar: Nos fuimos al motel y en el camino me contó que se había peleado con su marido, que hacía días que este no pasaba por la casa y que se había quedado sin dinero Cuando se desnudó, supe que habían pasado sus mejores momentos, tendría unos treinta y pico años, pero quien tuvo retuvo Y en verdad cumplió con creces Luego del coito, nos quedamos un rato en la cama, desnudos, hablando, mientras ella se fumaba el cigarrillo del después Elena no te ha hablado de ella?????

A Alejandra no la volví a ver, pero cada vez que me encontraba con Elena le preguntaba por su hermana menor, Karina, y si estaba dispuesta a acostarse conmigo. Siempre me decía lo mismo, que se lo había planteado, pero que ella era muy tímida, esto y aquello Al final, todo vino como de rebote. Le hablé de Elena, pero Esa fue una semana larguísima para mi, yo no le había dicho nada a Giovanni de mi plan, y simplemente con pensar en Karina me ponía palote, sin ni siquiera haber visto nunca una foto suya.

El viernes en la mañana sonó el teléfono, aun en esos años no había aparecido el reconocimiento de llamadas.

Atendí con un tono profesional En realidad, no se parecía mucho a sus hermanas, pero era guapa, iba vestida con una blusa blanca y falda corta de vaquero, acababa de cumplir los 21, su pelo era negro y largo, y me llamó la atención desde el principio sus labios. Se le notaba algo tensa, lo cual era normal. Llegamos al motel, entramos en la habitación, la atraigo hacia mi y le doy un beso prolongado con lengua, ella se deja hacer, poco a poco la voy desnudando, no cruzamos ni una palabra Meto los dedos por debajo de su tanga y llego a su sexo depilado, tan pronto como masejeo su clítoris, Karina deja escapar un gemido y se arquea, le quito el sujetador con la mano llibre y la acuesto en la cama, con mi mano derecha sigo manipulando su rajita que poco a poco se va humedeciendo y me dedico a lamerle los pezones.

Hago una pausa para que terminemos de desnudarnos, la vuelvo a acostar pero con las caderas en el borde de la cama, separo suavemente sus piernas y le doy una buena ración de sexo oral, al cual le siguió un Me levanto para buscar un preservativo, y ella habla por primera vez desde que habíamos entrado en el cuarto: Yo no respondo nada, levanto sus piernas y la penetro suavemente, poco a poco voy aumentando el ritmo, los dos jadeamos de placer.

Luego de un rato, la recoloco en la cama y le doy la vuelta, ella quiere resistirse pero yo la voy colocando en posición con suavidad pero decididamente, cojo el tubo de lubricante, separo un poco sus piernas, le unto un poquito en el ojete, y aprovecho para meterle un poco el dedo, me echo un poco de lubricante en la cabeza del pene.

Estuve varios minutos bombeando su culo lentamente y le hablaba al oido, ella no respondía. Cuando terminamos, nos sentamos un rato en la cama y conversamos, me dijo que le había dolido un poco pero que con gusto repetiría conmigo. Encantado de leerte Angel El siguiente Usuario da las gracias a Contranatura por este Post: Pasaban los meses y seguía con mi rutina de encontrarme con Elena una vez por semana, aunque solía irme con otras chicas, ella era mi chica "de cabecera".

Una noche, estando en un restaurant con mi amigo Julio, le conté sobre Elena, y sus habilidades en la cama. Mi amigo, que venía de terminar una relación larga, quedó interesado. Yo le dije que a lo mejor un día de estos se la presentaba. Pasaron las semanas y Julio me llamó una tarde, me preguntó si podía conocer a Elena. Yo la verdad no había pensado en un trío, sin embargo me acordé de un comentario que le había hecho no hacía mucho a Elena, le dije que era tan ardiente, que seguramente podría tener sexo con tres o cuatro tíos a la vez.

Ella, entre risas, me contestó que hasta ese momento sólo había practicado el uno a uno Así lo hizo, y enseguida llegamos donde estaba Elena. Se cortó en seco. Una vez arriba, le dije a Elena: Luego le hago señas a Julio de que le desabroche el sujetador y suavemente la vamos llevando a ella hacia la cama Enseguida estamos los tres desnudos y Elena se para en seco: Pequeño cónclave entre los tres en pelotas en la cama, y tanto Julio como yo accedimos a pasar por alto ese detalle, los dos pagaríamos lo mismo por cierto, era tanta la confianza que tenía con Elena a estas alturas que yo le pagaba después del sexo pero yo solamente practicaría sexo anal con ella.

Enseguida ella se dedicó a hacerle un oral a Julio y yo aprovechando la situación, le lubriqué el ano, me puse un condón y la enculé sin demora. Quedamos exhaustos un buen rato, los tres en la cama, nos fumamos sendos cigarrillos y conversamos acerca de lo que acababa de suceder. De repente, dejé de verla, la llamé al móvil y nada, estaba fuera de servicio. Luego de tres o cuatro meses, la volví a ver y me contó una historia que podría tomarse como verdadera o no, ya que todo lo que me cuentan las chicas lo tomo con pinzas.

Me dijo que tenía un novio y se habían ido a vivir juntos, por eso había dejado de acudir a su "trabajo". Todo iba bien, hasta que alguien le contó al novio que ella se había dedicado a la prostitución.

La relación se rompió definitivamente y ella volvió a las calles. Pero por lo visto, no parecía demasiado afectada, tuvimos sexo igual que siempre, hasta me permití bromear con ella y le dije que NOS así en plural había abandonado sin aviso, sin ni siquiera un mensaje. Ella me siguió la corriente y nos echamos unas risas. Por supuesto que me faltó tiempo para avisarle a Julio del retorno de nuestra musa.

En el siguiente encuentro sexual que tuvimos los tres, Julio le repitió varias veces a Elena que no nos había gustado la forma en que nos había dejado "por otro", por supuesto todo iba en broma, pero a veces las bromas tuercen las cosas Ella se colocó sumisa en cuatro patas, mientras Julio se paraba junto a la cama dispuesto a encularla.

Yo solo le dije "con cariño, eh? A mi me tocó estar debajo de ellos dos durante unos momentos y fui el que coordinó el desclavamiento de la chica.

Elena fue a bañarse y nosotros dos nos quedamos en la cama conversando. Hola amigos, se que llevo casi un mes sin seguir con mis relatos pero es que hace unas semanas quisieron timarme y aun me dura el disgusto.

Llevaba dos años o asi frecuentando a Chelo, una venezolana de unos 25 años, como la gran mayoría de las venezolanas muy coqueta y ardiente en la cama. Yo le dije que sin problema, que si podía llamarla si requería sus servicios, estuvo un tiempo en su país y al volver me llamó, y así empezamos nos veiamos una vez cada mes o mes y medio.

Bueno, el caso es que una noche como a eso de la una de la mañana recibo un whatsapp de Chelo, pero no era ella, supuestamente era una amiga diciéndome que estaba hospitalizada por un problema nervioso y que necesitaba euros para salir de la clínica. A las ocho en punto de la mañana empezó de nuevo con los mensajes, hasta una foto de la chica en la cama me mandó, yo le dije que lo sentía pero que no tenía el dinero, nada, la tía no aflojaba la presión, le pregunté en que clínica estaba me lo dijo y le contesté "qué casualidad, ahi trabaja un primo mío, voy a llamarlo a ver que se puede hacer" todo mentira.

Ahi pararon los mensajes. Como tenía que pasar cerca, fui por la clínica y pregunté, yo se el nombre verdadero de ella y negativo, no estaba, le mostré la foto y me dijo que no había sido tomada ahi, sino en el Hospital. No me dio rabia, sino pena, porque conmigo se ganaba un dinero y ahora por una tontería se acababa el ingreso de euros. Me contestó que no era lo que parecía que me iba a explicar, etc, no le contesté.

Durante los siguientes días siguió con los mensajes pero iba subiendo de tono, hasta llegó a decirme que le había fallado que la había dejado tirada. Ahi me harté y le dije que tenía guardados todos los mensajes y que si seguía fastidiando la iba a denunciar a la Guardia Civil por intento de estafa.

Por supuesto ahi mismo la bloquee. Disculpad el tocho pero es que tenía que desahogarme, pronto volveré con mis experiencias de las buenas que se tienen sus seguidores. Rollete con una chica de la calle. Si me lo permitís hare una aportación en este hilo. Fue una experiencia hace ya algunos años.

Me gusta situar en su contexto todo lo que cuento, asi que disculpad si me enrollo un poco para poder explicar bien la historia.

Bueno, lo cierto es que no soy muy aficionado a la prostitución. Generalmente no necesito recurrir a ella. No obstante, debido a que siempre he necesitado tener una vida sexual muy activa, en ocasiones he pagado por tener sexo con alguna chica. Una de las ocasiones que recuerdo y que me mas me excita recordar, fue con una chica en Madrid, y es la que os voy a relatar. En esa época, yo trabajaba en una empresa que prestaba servicios las 24 horas del día, con lo que tenía que desplazarme a un centro de trabajo en la zona sur de Madrid, en un polígono industrial famoso por ser una zona habitual de prostitución.

Los de Madrid seguro que sabéis a cual me refiero. Cuando tenía que trabajar de noche, debía dirigirme a nuestra instalación, dejar mi vehículo, y coger el de la empresa para atender el trabajo.

Luego volvía allí para cerrar el aviso y de vuelta a casa. Era lo habitual en nuestras guardias. Teníamos que pasar por la avenida principal donde se ponían las prostitutas, así que habitualmente las conocíamos a casi todas.

Así que en una ocasión caí en la tentación. Con una espectacular chica de color, que me impacto desde el primer día que la vi. Estuve tres semanas fantaseando con ella hasta que me decidí. Sin embargo, fue una completa decepción. La cosa cambio cuando en nuestra calle, se incorporaron un par de mujeres españolas. Así pues, comenzamos a tener compañía en la misma puerta de nuestro trabajo. Al principio trataban de pararnos a ver si conseguían clientes entre nosotros.

Con el tiempo ya nos dejaron por imposibles. De ellas había una, a la que llamare Marisa, que me caía especialmente bien. Nunca dejaba de saludarme y sonreírme al pasar. Mientras que la otra chica siempre intentaba colarse dentro y pedirnos tabaco o dinero, ella nunca forzó la situación ni se mostró impertinente.

Yo apenas había intercambiado un par de frases con ella, hasta que una noche rompimos el hielo. Y nunca mejor dicho, ya que esa noche hacia un frio que pelaba y llovía aguanieve.

Estaba recogiendo para irme a un aviso y decidí hacerme un café calentito antes de salir. Mientras me lo tomaba me asome a la ventana a ver si paraba la llovizna. En la acera, refugiada en un portal estaba Marisa. No podía invitarla a pasar ya que la política de nuestra empresa era muy estricta en eso. Pero nada me impedía ofrecerle un café calentito en la calle. Cuando pare el coche al lado suyo, me miro intrigada.

Sabía que conmigo no había mucho que hacer así que se acercó a la ventanilla con curiosidad. Hoy hace muy mala noche. Un poco cortada me dijo Gracias. De nada Marisa, hasta luego. Se asomó a la ventanilla y me dijo: Normalmente la gente no suele ser muy amable por aquí.

Lo entiendo, no te preocupes. Bueno, pues hasta luego Luis. Una noche que iba de vuelta a casa me la encontré andando por la avenida. Le pregunte como es que iba a pie. Me contesto que esa noche no había hecho suficiente dinero para coger un taxi. Tras pensarlo un momento, me ofrecí a llevarla y poco después la dejaba en la calle donde vivía. Normalmente cuando coincidíamos, ella esperaba a que yo le ofreciera llevarla, que era casi siempre, y luego aceptaba de inmediato.

Sentada en el asiento de al lado, yo podía observarla mejor. Marisa tendría unos 35 años y era delgada y bajita. Tenía unas piernas y un culo muy proporcionados. Solo la cara dejaba traslucir que estaba ante una mujer que había visto mucho mundo.

En general no parecía muy sexy, tampoco se sacaba mucho partido, pero me sorprendió que fuera realmente fuera una chica legal en todos los aspectos, dado el ambiente en que se desenvolvía. Una noche que coincidimos, la llevaba de vuelta a su barrio. Yo le comente que llevaba unos meses sin salir con ninguna chica y sin comerme una rosca. Ese día me volvería a acostar con ganas.

Bueno, no te enfades, si no te gusto no pasa nada. Ya soy mayorcita para distinguir un aprovechado de un tío legal. Trabajo en la calle y os veo venir a los hombres desde lejos. Una vez parado el coche, comprobé que efectivamente no era un sitio de mucho paso y estaba realmente oscuro. Eran las seis de la mañana de un domingo por lo que supuse que estaríamos tranquilos.

Yo la tenía ya completamente tiesa, así que entre el slip y los pantalones un poco ajustados, tenía dificultades para sacarla. Saco un preservativo de su bolso y me encapucho, procediendo luego a cubrir mi glande con sus labios y a hacerme un masaje con la lengua.

Era una gran experta, sabia como recorrer mi polla poco a poco con su lengua, como metérsela hasta el fondo y luego presionar sobre la base del pene con sus labios. Sin embargo, a pesar de mi excitación, no conseguía correrme. Si muy bien, pero me cuesta mucho llegar. Estoy muy excitado pero un poco bloqueado. En ese momento Marisa no se lo pensó, y retiro el condón de mi pene.

Lo dejo en la alfombrilla a sus pies y volvió a posar sus labios en mi glande. Tras jugar un rato con él, se la fue introduciendo muy despacito, formando un círculo con su boca alrededor de mi polla, notando perfectamente como resbalaba desde la punta hasta la base. No es que sea un gran dotado, pero creo que mi pene tiene un buen tamaño, por lo que una vez que Marisa consiguió metérsela toda en la boca, pude sentir como tenía que hacer esfuerzos para mantenerla dentro y acomodarla, empujando mi pene contra su paladar y mejillas.

Como podéis imaginar, esto acabo ya conmigo, de forma que a la tercera o cuarta vez que repitió la operación, ya no pude contenerme. Me agarro los huevos mientras mantenía mi polla entera atrapada en su boca.

Yo casi me desmayo. Cuando ya acabe completamente, entreabrí los ojos y vi como Marisa sacaba de golpe mi pene de su boca, buscando respirar.

Le salía de la boca un borbotón de semen que cayó sobre mi estómago y parte de él se quedó en su barbilla. Tras recuperar el aliento, abrió la puerta y escupió fuera el resto. Yo no podía ni articular palabra. Entre las ganas y la novedad de la situación, fue genial. Cada vez que lo recordaba en los siguientes días, sentía un cosquilleo en mi pene y era como si lo reviviera de nuevo.

Marisa solo me dijo: Te ha gustado eh? Vaya carita que se te ha quedado. Anda acércame al portal.

Pajilleros prostitutas que es una puta -

Siento no haber triunfado en la expe, pero así fue y así la he contado. Un buen día le propuse que probara a Mary, y como a mi me gusta arreglar las cosas al instante, cogí el móvil y la llamé no sin antes decirle a Giovanni el nombre por el que me conocía Mary, asi como otros datos, no fuera a ser que metiera la pata. Sólo las pajilleros prostitutas que es una puta y los clientes pueden mostrarnos qué es lo que ocurre realmente cuando el encuentro se produce. Ella se abrió un poco de piernas, permitiéndome total acceso. Allí la tumbo y comienzo la inspección de sus bajos, el chochito es menudo, casi no se le ve, sin las tiras de beacon por labios a las que estamos acostumbrados con las españolas. No es que me considere un prostitutas nuevoloquo prostitutas torrejon, pero Una vez arriba, le dije a Elena: Si muy bien, pero me cuesta mucho llegar. Una puta madura bastante campechana. Esa fue una semana larguísima para mi, yo no le había dicho nada a Giovanni de mi plan, y simplemente con pensar en Karina me ponía palote, sin ni siquiera haber visto nunca una foto suya. Llegamos al motel, entramos en la habitación, la atraigo hacia mi y le doy un beso prolongado con lengua, ella se deja hacer, poco a poco la voy desnudando, no cruzamos ni una palabra Pasaron las semanas y Julio me llamó una tarde, me preguntó si podía conocer a Elena. Primera parte y la mejor:

Sólo las putas y los clientes pueden mostrarnos qué es lo que ocurre realmente cuando el encuentro se produce. A muchas chicas les gusta jugar a ser la putita de su chico y a éste al mismo tiempo le divierte comportarse con ella como si fuera el cliente. Espero que este hilo sirva para mostrarnos la verdad tanto de las putas como de sus clientes o chulos. Suerte con el hilo, Serio!

Primera parte y la mejor: El siguiente Usuario da las gracias a longinos por este Post: Este se lo dedico a la Srta. Castro , que quiere realismo: Por eso creo que es mejor echarle a todo esto algo de fantasía. Es preferible buscar el lado positivo del asunto, si es que lo hay. La protagonista del siguiente vídeo debe ser una actriz haciendo de puta.

Si que se parece a la pantera rosa si jajajajaja La verdad es que yo no me acercaría a ella Me dado cuenta que esta "puta barata", como pone en el título de video, es inglesa y no es por nada pero por donde yo vivo las he visto mucho mas atractivas jejeje Un vídeo interesante de todas formas.

Por cierto os recomiendo un par de pelis porno llamadas "Putas de carretera" y "Putas de carretera 2" como en hollywood jejeje que trata de un par de tipos que al volante de una autocaravana se van a la caza de putas de carretera como su título indica y si no me han engañado creo que las mujeres que salen son realmente prostitutas. Si alguien las ha visto que me diga que opina y si alguien tiene un enlace para que todos le podamos echar un vistazo a la peli o alguna de sus secuencias seguro que se lo agradeceremos.

Feliz año a todos los usuarios y colaboradores de la web, asi como de sus propietarios Putas Bueno, inicio un hilo dedicado a putas. Clamando en el desierto Mensajes: Me apunto al hilo, mucha suerte!

Jugando a las cartas con el Diablo y la Muerte y ganando Pajasutra El Rincón de Longi. Empezado por DanDefensor [b]Turkish prostitute. Empezado por longinos Ya estoy buscando por el almacén Empezado por Greik Me apunto al hilo, mucha suerte!

Llevo ya media hora empalmado y todavía no la he metido, llega la hora de ponerme la gomita. Ella me da el preservativo. Yo, que estoy nervioso no se ni como abrirlo, se me resiste, acostumbrado a hacerlo a pelo con mi señora.

Tras lamentarme, ella coge, lo abre y me dice que si me lo pone ella, yo le digo que si. No es que me considere un superpollón, pero Le digo que se ponga encima, pero parece que miniyo no quiere entrar. Ella sigue con sus gemiditos, yo no siento nada y veo que se desinfla hasta hacerlo Imposible.

Tantos años viendo porno tienen estas cosas. Al fin me corro, con un sentimiento de bastante frustración. Ella me mira con cara dulce, debe pensar que soy otro impotente mas. Al volver a casa llevaba una mezcla de sensación de alivio y frustración. Siento no haber triunfado en la expe, pero así fue y así la he contado.

Justamente iba a escribir sobre mis inicios, que de a poco fui adquiriendo experiencia y aprendiendo los códigos del ambiente. Ya conté al principio que durante muchos años estuve casi siempre con chicas callejeras. Ahora me sonrojo al pensarlo, pero al principio notaba algo raro en las chicas, estaban cortadas, no sabía definir que les pasaba.

Hasta que una se animó y cuando le pedí que me hiciera francés en el coche, en lugar de ir a un motel me espetó: En esos países muchas veces no se tintan las lunas por el sol sino por la inseguridad que hay. Ella cambió unas palabras con su acompañante y vino hacia mi coche.

Subió al coche y nos fuimos. Me preguntó porqué había dudado en parar la primera vez que pasé, yo le contesté que como la vi acompañada tuve dudas, enseguida se echó a reir.

Con ese panorama por delante, dejé de lado mi costumbre de llevarla a un sitio oscuro a que me hiciera oral y fui derecho para el motel. Si vestida me gustaba la chica, desnuda era espectacular, unos pechos pequeños, firmes, un chochito depilado, ni un tatuaje, lunar, marca o cicatriz en la piel, una maravilla. Se vino derecho hacia mi y nos morreamos desesperadamente, a eso siguió un 69 celestial, en ese momento la chica me pregunta: Nunca lo había hecho ni recibido, pero el tono sensual de su voz me convenció.

Para corresponderla y completar el circulo, le hice a su vez un beso negro algo torpe pero que la puso a Era una fiera en la cama y tuvimos sexo de forma desenfrenada. El siguiente Usuario da las gracias a Angel Almeida por este Post: A principios de los 90 llegaron los móviles al país.

Yo estuve entre los afortunados en poseer un móvil casi casi desde el principio. Esto dio lugar a situaciones morbosas. En ambos casos, se notaba que no sabían en que andaba la niña. Luego llegaron las tarjetas prepago y se acabaron situaciones tan morbosas Era poco después de la Navidad de , iba de regreso a casa y al pasar por una de las zonas donde se ponían chicas, bajé la velocidad y me puse a mirar si había alguna. Enseguida vi a una, cuya silueta no me parecía conocida, y por la forma de moverse era novata.

Paré mi coche, y bajando el cristal del acompañante, le hice señas que se acercara. Lo hizo lentamente, como dudando, lo cual confirmó mis sospechas de que era nueva en el ambiente. Se llamaba Elena, y me contó que trabajaba en una panadería en el otro extremo de la ciudad junto a su hermana mayor, y que pocos días antes de Navidad, las habían echado a las dos.

Entonces le dije de ir por ahi a que me hiciera una mamada, a lo cual me respondió: La chica era guapa, tendría unos 23 o 24 años, pelo castaño largo, caderas anchas, buenas tetas, una cara bonita. Vestía una camiseta de tirantes y unos vaqueros, y siempre la vería vestida de esa manera. Pronto establecí una rutina con Elena, si no pasaba los viernes, seguro que pasaba al día siguiente, siempre a la misma hora.

Luego hicimos un trato. Llegamos a un acuerdo económico, un precio por el cual ella se quedaría mínimo dos horas conmigo, sin apuros de ninguna clase. Como ella tenía que desplazarse en taxi desde el otro extremo de la ciudad, ese gasto llegaba a ser considerable, asi que hicimos meses después otro arreglo. Yo la llamaba con 24 horas de anticipación, asi la "reservaba" para la siguiente noche, la iba a recoger a un sitio determinado, íbamos al motel y luego la llevaba de vuelta.

Con lo que yo le pagaba y el ahorro del transporte, se sacaba un buen dinero. Pero antes de eso sucedieron un par de cosas Al poco de conocernos, yo pasé una noche por su zona. Al apoyarse en la ventanilla del coche, me dice sin dejarme hablar: Nos fuimos al motel y en el camino me contó que se había peleado con su marido, que hacía días que este no pasaba por la casa y que se había quedado sin dinero Cuando se desnudó, supe que habían pasado sus mejores momentos, tendría unos treinta y pico años, pero quien tuvo retuvo Y en verdad cumplió con creces Luego del coito, nos quedamos un rato en la cama, desnudos, hablando, mientras ella se fumaba el cigarrillo del después Elena no te ha hablado de ella?????

A Alejandra no la volví a ver, pero cada vez que me encontraba con Elena le preguntaba por su hermana menor, Karina, y si estaba dispuesta a acostarse conmigo. Siempre me decía lo mismo, que se lo había planteado, pero que ella era muy tímida, esto y aquello Al final, todo vino como de rebote.

Le hablé de Elena, pero Esa fue una semana larguísima para mi, yo no le había dicho nada a Giovanni de mi plan, y simplemente con pensar en Karina me ponía palote, sin ni siquiera haber visto nunca una foto suya.

El viernes en la mañana sonó el teléfono, aun en esos años no había aparecido el reconocimiento de llamadas. Atendí con un tono profesional En realidad, no se parecía mucho a sus hermanas, pero era guapa, iba vestida con una blusa blanca y falda corta de vaquero, acababa de cumplir los 21, su pelo era negro y largo, y me llamó la atención desde el principio sus labios.

Se le notaba algo tensa, lo cual era normal. Llegamos al motel, entramos en la habitación, la atraigo hacia mi y le doy un beso prolongado con lengua, ella se deja hacer, poco a poco la voy desnudando, no cruzamos ni una palabra Meto los dedos por debajo de su tanga y llego a su sexo depilado, tan pronto como masejeo su clítoris, Karina deja escapar un gemido y se arquea, le quito el sujetador con la mano llibre y la acuesto en la cama, con mi mano derecha sigo manipulando su rajita que poco a poco se va humedeciendo y me dedico a lamerle los pezones.

Hago una pausa para que terminemos de desnudarnos, la vuelvo a acostar pero con las caderas en el borde de la cama, separo suavemente sus piernas y le doy una buena ración de sexo oral, al cual le siguió un Me levanto para buscar un preservativo, y ella habla por primera vez desde que habíamos entrado en el cuarto: Yo no respondo nada, levanto sus piernas y la penetro suavemente, poco a poco voy aumentando el ritmo, los dos jadeamos de placer.

Luego de un rato, la recoloco en la cama y le doy la vuelta, ella quiere resistirse pero yo la voy colocando en posición con suavidad pero decididamente, cojo el tubo de lubricante, separo un poco sus piernas, le unto un poquito en el ojete, y aprovecho para meterle un poco el dedo, me echo un poco de lubricante en la cabeza del pene. Estuve varios minutos bombeando su culo lentamente y le hablaba al oido, ella no respondía.

Cuando terminamos, nos sentamos un rato en la cama y conversamos, me dijo que le había dolido un poco pero que con gusto repetiría conmigo. Encantado de leerte Angel El siguiente Usuario da las gracias a Contranatura por este Post: Pasaban los meses y seguía con mi rutina de encontrarme con Elena una vez por semana, aunque solía irme con otras chicas, ella era mi chica "de cabecera".

Una noche, estando en un restaurant con mi amigo Julio, le conté sobre Elena, y sus habilidades en la cama. Mi amigo, que venía de terminar una relación larga, quedó interesado. Yo le dije que a lo mejor un día de estos se la presentaba.

Pasaron las semanas y Julio me llamó una tarde, me preguntó si podía conocer a Elena. Yo la verdad no había pensado en un trío, sin embargo me acordé de un comentario que le había hecho no hacía mucho a Elena, le dije que era tan ardiente, que seguramente podría tener sexo con tres o cuatro tíos a la vez.

Ella, entre risas, me contestó que hasta ese momento sólo había practicado el uno a uno Así lo hizo, y enseguida llegamos donde estaba Elena. Se cortó en seco. Una vez arriba, le dije a Elena: Luego le hago señas a Julio de que le desabroche el sujetador y suavemente la vamos llevando a ella hacia la cama Enseguida estamos los tres desnudos y Elena se para en seco: Pequeño cónclave entre los tres en pelotas en la cama, y tanto Julio como yo accedimos a pasar por alto ese detalle, los dos pagaríamos lo mismo por cierto, era tanta la confianza que tenía con Elena a estas alturas que yo le pagaba después del sexo pero yo solamente practicaría sexo anal con ella.

Enseguida ella se dedicó a hacerle un oral a Julio y yo aprovechando la situación, le lubriqué el ano, me puse un condón y la enculé sin demora. Quedamos exhaustos un buen rato, los tres en la cama, nos fumamos sendos cigarrillos y conversamos acerca de lo que acababa de suceder. De repente, dejé de verla, la llamé al móvil y nada, estaba fuera de servicio.

Luego de tres o cuatro meses, la volví a ver y me contó una historia que podría tomarse como verdadera o no, ya que todo lo que me cuentan las chicas lo tomo con pinzas.

Me dijo que tenía un novio y se habían ido a vivir juntos, por eso había dejado de acudir a su "trabajo". Todo iba bien, hasta que alguien le contó al novio que ella se había dedicado a la prostitución. La relación se rompió definitivamente y ella volvió a las calles. Pero por lo visto, no parecía demasiado afectada, tuvimos sexo igual que siempre, hasta me permití bromear con ella y le dije que NOS así en plural había abandonado sin aviso, sin ni siquiera un mensaje.

Ella me siguió la corriente y nos echamos unas risas. Por supuesto que me faltó tiempo para avisarle a Julio del retorno de nuestra musa. En el siguiente encuentro sexual que tuvimos los tres, Julio le repitió varias veces a Elena que no nos había gustado la forma en que nos había dejado "por otro", por supuesto todo iba en broma, pero a veces las bromas tuercen las cosas Ella se colocó sumisa en cuatro patas, mientras Julio se paraba junto a la cama dispuesto a encularla. Yo solo le dije "con cariño, eh?

A mi me tocó estar debajo de ellos dos durante unos momentos y fui el que coordinó el desclavamiento de la chica. Elena fue a bañarse y nosotros dos nos quedamos en la cama conversando. Hola amigos, se que llevo casi un mes sin seguir con mis relatos pero es que hace unas semanas quisieron timarme y aun me dura el disgusto.

Llevaba dos años o asi frecuentando a Chelo, una venezolana de unos 25 años, como la gran mayoría de las venezolanas muy coqueta y ardiente en la cama. Yo le dije que sin problema, que si podía llamarla si requería sus servicios, estuvo un tiempo en su país y al volver me llamó, y así empezamos nos veiamos una vez cada mes o mes y medio. Bueno, el caso es que una noche como a eso de la una de la mañana recibo un whatsapp de Chelo, pero no era ella, supuestamente era una amiga diciéndome que estaba hospitalizada por un problema nervioso y que necesitaba euros para salir de la clínica.

A las ocho en punto de la mañana empezó de nuevo con los mensajes, hasta una foto de la chica en la cama me mandó, yo le dije que lo sentía pero que no tenía el dinero, nada, la tía no aflojaba la presión, le pregunté en que clínica estaba me lo dijo y le contesté "qué casualidad, ahi trabaja un primo mío, voy a llamarlo a ver que se puede hacer" todo mentira.

Ahi pararon los mensajes. Como tenía que pasar cerca, fui por la clínica y pregunté, yo se el nombre verdadero de ella y negativo, no estaba, le mostré la foto y me dijo que no había sido tomada ahi, sino en el Hospital. No me dio rabia, sino pena, porque conmigo se ganaba un dinero y ahora por una tontería se acababa el ingreso de euros. Me contestó que no era lo que parecía que me iba a explicar, etc, no le contesté. Durante los siguientes días siguió con los mensajes pero iba subiendo de tono, hasta llegó a decirme que le había fallado que la había dejado tirada.

Ahi me harté y le dije que tenía guardados todos los mensajes y que si seguía fastidiando la iba a denunciar a la Guardia Civil por intento de estafa. Por supuesto ahi mismo la bloquee. Disculpad el tocho pero es que tenía que desahogarme, pronto volveré con mis experiencias de las buenas que se tienen sus seguidores.

Rollete con una chica de la calle. Si me lo permitís hare una aportación en este hilo. Fue una experiencia hace ya algunos años. Me gusta situar en su contexto todo lo que cuento, asi que disculpad si me enrollo un poco para poder explicar bien la historia.

Bueno, lo cierto es que no soy muy aficionado a la prostitución. Generalmente no necesito recurrir a ella. No obstante, debido a que siempre he necesitado tener una vida sexual muy activa, en ocasiones he pagado por tener sexo con alguna chica. Una de las ocasiones que recuerdo y que me mas me excita recordar, fue con una chica en Madrid, y es la que os voy a relatar.

En esa época, yo trabajaba en una empresa que prestaba servicios las 24 horas del día, con lo que tenía que desplazarme a un centro de trabajo en la zona sur de Madrid, en un polígono industrial famoso por ser una zona habitual de prostitución.

Los de Madrid seguro que sabéis a cual me refiero. Cuando tenía que trabajar de noche, debía dirigirme a nuestra instalación, dejar mi vehículo, y coger el de la empresa para atender el trabajo. Luego volvía allí para cerrar el aviso y de vuelta a casa. Era lo habitual en nuestras guardias. Teníamos que pasar por la avenida principal donde se ponían las prostitutas, así que habitualmente las conocíamos a casi todas.

Así que en una ocasión caí en la tentación. Con una espectacular chica de color, que me impacto desde el primer día que la vi. Estuve tres semanas fantaseando con ella hasta que me decidí. Sin embargo, fue una completa decepción.

La cosa cambio cuando en nuestra calle, se incorporaron un par de mujeres españolas. Así pues, comenzamos a tener compañía en la misma puerta de nuestro trabajo. Al principio trataban de pararnos a ver si conseguían clientes entre nosotros. Con el tiempo ya nos dejaron por imposibles. De ellas había una, a la que llamare Marisa, que me caía especialmente bien. Nunca dejaba de saludarme y sonreírme al pasar. Mientras que la otra chica siempre intentaba colarse dentro y pedirnos tabaco o dinero, ella nunca forzó la situación ni se mostró impertinente.

Yo apenas había intercambiado un par de frases con ella, hasta que una noche rompimos el hielo. Y nunca mejor dicho, ya que esa noche hacia un frio que pelaba y llovía aguanieve. Estaba recogiendo para irme a un aviso y decidí hacerme un café calentito antes de salir. Mientras me lo tomaba me asome a la ventana a ver si paraba la llovizna.

En la acera, refugiada en un portal estaba Marisa. No podía invitarla a pasar ya que la política de nuestra empresa era muy estricta en eso.

Pero nada me impedía ofrecerle un café calentito en la calle. Cuando pare el coche al lado suyo, me miro intrigada. Sabía que conmigo no había mucho que hacer así que se acercó a la ventanilla con curiosidad.

Hoy hace muy mala noche. Un poco cortada me dijo Gracias. De nada Marisa, hasta luego. Se asomó a la ventanilla y me dijo: Normalmente la gente no suele ser muy amable por aquí.

Lo entiendo, no te preocupes. Bueno, pues hasta luego Luis. Una noche que iba de vuelta a casa me la encontré andando por la avenida. Le pregunte como es que iba a pie. Me contesto que esa noche no había hecho suficiente dinero para coger un taxi.

Tras pensarlo un momento, me ofrecí a llevarla y poco después la dejaba en la calle donde vivía. Normalmente cuando coincidíamos, ella esperaba a que yo le ofreciera llevarla, que era casi siempre, y luego aceptaba de inmediato.

Sentada en el asiento de al lado, yo podía observarla mejor. Marisa tendría unos 35 años y era delgada y bajita. Tenía unas piernas y un culo muy proporcionados. Solo la cara dejaba traslucir que estaba ante una mujer que había visto mucho mundo. En general no parecía muy sexy, tampoco se sacaba mucho partido, pero me sorprendió que fuera realmente fuera una chica legal en todos los aspectos, dado el ambiente en que se desenvolvía. Una noche que coincidimos, la llevaba de vuelta a su barrio.

Yo le comente que llevaba unos meses sin salir con ninguna chica y sin comerme una rosca. Ese día me volvería a acostar con ganas. Bueno, no te enfades, si no te gusto no pasa nada. Ya soy mayorcita para distinguir un aprovechado de un tío legal.

Trabajo en la calle y os veo venir a los hombres desde lejos. Una vez parado el coche, comprobé que efectivamente no era un sitio de mucho paso y estaba realmente oscuro.

Eran las seis de la mañana de un domingo por lo que supuse que estaríamos tranquilos. Yo la tenía ya completamente tiesa, así que entre el slip y los pantalones un poco ajustados, tenía dificultades para sacarla. Saco un preservativo de su bolso y me encapucho, procediendo luego a cubrir mi glande con sus labios y a hacerme un masaje con la lengua.

Era una gran experta, sabia como recorrer mi polla poco a poco con su lengua, como metérsela hasta el fondo y luego presionar sobre la base del pene con sus labios. Sin embargo, a pesar de mi excitación, no conseguía correrme. Si muy bien, pero me cuesta mucho llegar. Estoy muy excitado pero un poco bloqueado. En ese momento Marisa no se lo pensó, y retiro el condón de mi pene. Lo dejo en la alfombrilla a sus pies y volvió a posar sus labios en mi glande.

Tras jugar un rato con él, se la fue introduciendo muy despacito, formando un círculo con su boca alrededor de mi polla, notando perfectamente como resbalaba desde la punta hasta la base.

No es que sea un gran dotado, pero creo que mi pene tiene un buen tamaño, por lo que una vez que Marisa consiguió metérsela toda en la boca, pude sentir como tenía que hacer esfuerzos para mantenerla dentro y acomodarla, empujando mi pene contra su paladar y mejillas.

Como podéis imaginar, esto acabo ya conmigo, de forma que a la tercera o cuarta vez que repitió la operación, ya no pude contenerme. Me agarro los huevos mientras mantenía mi polla entera atrapada en su boca. Yo casi me desmayo. Cuando ya acabe completamente, entreabrí los ojos y vi como Marisa sacaba de golpe mi pene de su boca, buscando respirar.

Le salía de la boca un borbotón de semen que cayó sobre mi estómago y parte de él se quedó en su barbilla. Tras recuperar el aliento, abrió la puerta y escupió fuera el resto. Yo no podía ni articular palabra. Entre las ganas y la novedad de la situación, fue genial. Cada vez que lo recordaba en los siguientes días, sentía un cosquilleo en mi pene y era como si lo reviviera de nuevo.

About the author

pajilleros prostitutas que es una puta administrator

so far

pajilleros prostitutas que es una putaPosted on10:12 pm - Oct 2, 2012

I am sorry, that I interrupt you, there is an offer to go on other way.